miércoles, 13 de diciembre de 2017

Sturmabteilung SA II

Sturmabteilung SA II

Proviene de Sturmabteilung SA I

Bajo Pfeffer, la formación de estatus más elevada, el Gaustürm estaba subordinada al partido, sin embargo el nuevo Gruppe no tenia contrapartida en la organización del NSDAP al tener un tamaño más o menos correspondiente al de varios Gau y su líder, el Gruppenführer era solo responsable ante Röhm y por supuesto, el propio Hitler.

El 17/18 de octubre de 1931 se produjo una "manifestación simbólica" de fuerzas nazis en la ciudad de Brunswick compuesta por alrededor de 104.000 integrantes uniformados. Fue una impresionante muestra de fuerza pero el éxito alarmó a las autoridades de la Republica de Weimar. En Diciembre del mismo año se promulgó la prohibición de llevar cualquier clase de uniformes "político". Esta proscripción estuvo vigente hasta el siguiente junio, debido a que durante ese periodo de tiempo se demostró que apenas tuvo efecto práctico. Los nazis simplemente adoptaron un uniforme "civil" compuesto por camisa blanca y corbata negra y el resto como antes de la prohibición.

 Röhm y Hitler

En julio de 1932, Röhm instauro el Obergruppe, una unida aún mayor dentro de la organización de las SA, en ese momento se crearon cinco. Las SA dominaban las calles, alterando los mítines de sus rivales políticos, aterrorizando a sus oponentes y realmente sin dejar oportunidad alguna al gobierno de dar respuesta alguna a estas confrontaciones. Hitler era capaz de chantajear e intimidar solo con el tamaño y la disciplina de su ejército de camisas pardas.

El 30 de enero de 1933, como resultado de una combinación de triunfos tanto electorales como tras intrigas entre bastidores, Hitler fue investido Canciller, es decir, Primer Ministro, de Alemania. El incendio del Reichstag al siguiente mes fue achacado a los comunistas y sirvió como pretexto para perseguirles y castigarles además de promulgar un decreto que daba a Hitler virtualmente poderes dictatoriales. Göring, Ministro del Interior de Prusia, autorizó a las SA actuar como policía auxiliar y poder erradicar todos los "enemigos del Estado" tras arrestarlos e internarlos en campos de concentración.

En el día del Partido Nazi, en septiembre de ese año, participaron en Nuremberg cerca de 120.000 hombres uniformados.


Röhm entró a formar parte del gobierno del Reich como Ministro sin cartera. El numero de Obergruppen SA fue aumentando hasta la cifra de diez en enero de 1934 de igual forma que el tiempo se iba agotando para el Chef des Stabes de las SA. Röhm no llevó a cabo intento alguno de conciliar sus diferencias con Hitler respecto al papel de las SA; seguía abogando por una "segunda revolución"; deseaba transformar su fuerza armada en un suplemento, o incluso reemplazar, al Ejército regular. Hitler, al contrario, sentía que las SA ya habian realizado al completo su misión de demoler las estructuras políticas  de sus oponentes y ahora, con su modo de proceder pendenciero, se estaban convirtiendo en una vergonzosa incomodidad. El Führer estaba mirando hacia una guerra futura de conquista en la que un ejército profesional era parte esencial. La Wehrmacht, por su parte, observaba con manifiesto desprecio a las SA como "escoria marrón" y, en cambio estaba entusiasmada a cooperar con Hitler en su expansión y rearme.

Descuidadamente insensato o con un grado de increíble ingenuidad, Röhm continuó públicamente aireando críticas hacia Hitler respaldadas con amenazas apenas veladas. La situación llegó al límite en la primavera de 1934 cuando Hitler averiguó que Röhm estaba armando secretamente a la guardia de su Estado Mayor, circunstancia expresamente prohibida. En el mes de junio, la SA recibió la orden de tomar vacaciones durante un mes. El 30 de junio, Hitler cortó de raíz su cúpula en un golpe decisivo y singular. Docenas de integrantes de las SA y de otras facciones opositoras fueron fusilados por escuadras de las SS cumpliendo órdenes de Hitler y Göring. Röhm fue arrestado y en prisión, donde se le ofreció la oportunidad de suicidarse para evitar la deshonra. Cuando rechazó esta opción, fue lanzado por la ventana de su celda por sus guardianes SS.

En el lugar de Röhm, Hitler nombró a un leal pero gris Obergruppenführer SA, Viktor Lutze, un antiguo oficial del Ejercito como todos los previos titulares del puesto. Lutze tuvo que presidir la desmantelarían de las competencias de las SA. El 20 de julio de 1934, la SS, hasta esa fecha subordinadas al Mando Supremo de las SA, garantizaron su independencia. El cuerpo Motorizado de las SA fue transferido y amalgamado con su "hermana pequeña", la NSKK que paso a convertirse en un cuerpo separado. La Flieger SA fue integrada dentro de la Asociación Deportiva Aérea alemana, la SA Feldjägerkorps se incorporó a la Policía prusiana. Los diez Obergruppen fueron abolidos, si bien el rango de Obergruppenführer se mantuvo, dando lugar al Gruppe como la mayor formación de las SA.

  
Viktor Lutze y el Fuhrer

A pesar de estas revisiones y amputaciones, la fuerza numérica de la SA siguió en continúo aumento. Treinta y seis nuevos Standarten se crearon en 1935, 25 más en 1936, 30 en 1937 y 42 en 1938. Si bien el ingreso era, en un principio, voluntario, existen pocas dudas que muchos integrantes buscaron el oportunismo ya que la mejora laboral y el progreso social a menudo dependían de una evidente afiliación al NSDAP.

El mismo liderazgo de la SA no tenía muy claro la función de la organización en ese momento preciso y para el futuro. La solución mas plausible era actuar como una especie de club deportivo paramilitar que proporcionara entrenamiento tanto físico como marcial sin usar realmente armas de fuego salvo en casos futuro. La SA debía practicar el uso de granadas pero tan solo utilizando granadas de madera. Otra secundaria tarea encomendada a las SA era difundir la propaganda nazi y proporcionar, como quedo perfectamente mostrada cada año en Nuremberg, una manifestación clara y física del poder y de la autoridad del Estado. La función de las SA como escuela preparatoria para las fuerzas armadas fue establecida en fecha tan tardía como enero de 1939 con la creación de la Wehrmannschaften SA.

En mayo de 1943 Lutze murió en un accidente de tráfico siendo sucedido por Wilhem Schepmann. Cuando se formó el Volkssturm en octubre de 1944 Schepmann fue nombrado director de Instrucción mientras Franz Pfeffer reemergió de la oscuridad para ponerse al frente de una brigada del Volkssturm en la tranquila frontera suiza. Estos fueron los últimos coletazos de la que fue, durante la década de los veinte y los primeros años treinta, una de las organizaciones con mayor notoriedad dentro de Alemania y sin duda la de mayor influencia dentro del partido nazi hasta que gracias a intrigas y maquinaciones internas fue sucedida por la SS quedando si bien con una magnitud numérica muy considerable pero perdiendo año tras año cualquier atisbo de preponderancia.