lunes, 8 de mayo de 2017

1º Batalla de Montecassino. Operaciones en el norte y en el sur.

1º Batalla de Montecassino. Operaciones en el norte y en el sur.


El ataque aliado comenzó la noche del 11 al 12 de enero cuando las tropas del general Juin avanzaron hacia las alturas al norte de Cassino. El II Cuerpo francés atacaría desde el flanco derecha de la línea aliada y su misión era avanzar 5 km. antes de la Línea Gustav en dirección Belmonte-Castello para después atravesar las defensas alemanas y girar al sur penetrando en el valle del Liri, muy por detrás de las posiciones de Cassino. El ataque estaría encabezado por soldados de las tribus bereberes de la 2ª División de infantería de Marruecos; unidad bajo el mando del general Dody que gozaba de excelente reputación entre los mandos norteamericanos ya que en diciembre del año anterior, encuadrada dentro del IV Cuerpo tuvo un excelente comportamiento en el área del monte Pantano.


Goumiers, tropas marroquíes de la 2ª División recibiendo instrucciones.

La división atacó con sus tres regimientos en línea consiguiendo  la mayor sorpresa posible gracias a la oscuridad y la inexistencia de bombardeo previo. El progreso inicial se produjo rápidamente   mientras a su izquierda se hallaba la inexperta 3ª División argelina del general Monsabert cuya acción no fue tan positiva. Cuando atacó se encontró con una fuerte resistencia y su objetivo principal, Monna Casale, cambió de manos al día siguiente al menos cuatro veces tras intensos combates. Frente al ataque francés se hallaba la 5ª División de Gebirgsjäger bajo el mando del general Julius Ringel, Si bien en un principio cedió posesiones pronto se estabilizó la linea al reorganizarse los Gebirgsjäger tras las defensas de la Línea Gustav. La lucha en terreno montañoso comenzó a encrudecerse y alargarse; los dos combatientes se hallaban en su estado natural, las tropas alpinas germanas formadas por cazadores bávaros y los tirailleurs norteafricanos demostraron estar a la altura unos de otros y por ello el 17 de enero los ataques finalizaron con las posiciones estabilizadas. Juin en ese momento creía que la adición de una nueva división acabaría por romper la línea Gustav, sin embargo el jefe del 5º Ejército, el general Clark, no estaba dispuesto a comprometer ninguna unidad norteamericana en el sector de los franceses. Tenía otros planes.

El ataque de los franceses preocupó de forma clara al comandante del XXIV Cuerpo Panzer, general Von Senger, ya que detrás de la 5ª División de Ringel no disponía de unidad alguna para frenar a las tropas de Juin si lograran romper la línea Gustav, sin embargo el saber que el esfuerzo galo no tuvo continuación fue un gran alivio que le permitió concentrar sus fuerzas en el sector del frente donde estaban comenzando a producirse combates, justo en el río Garigliano.

El 17 de enero, el X Cuerpo británico del teniente general McCreery, reforzado con la 5ª División, atacó en el Garigliano con la 56ª División bajo el mando del general Templer en el centro de la línea. Dos brigadas cruzaron el rio cerca de Castellforte y aseguraron una cabeza de playa. Más al sur, junto al mar, la 5ª División lanzó un ataque también con dos de sus brigadas, una desde el mar por medio de lanchas de desembarco pero campos de minas terrestres bloquearon el paso y retrasaron el avance, confinando a los británicos en una exigua área próxima a la orilla.


Mapa de operaciones dela 1ª Batalla de Montecassino

La unidad germana que se enfrentó a los británicos en el sector sur de la línea fue la 94ª División de infantería por medio de intenso fuego de artillería y mortero, sobre todo contra la 56ª División y su cabeza de playa. Durante dos días cualquier ataque fue rechazado por contraataques alemanes, incluso al final apoyados por unos pocos tanques de la Hermann Göring procedentes de Roma. Sin embargo la constante afluencia de tropas a la cabeza de playa y la posibilidad real de romper la resistencia y avanzar hacia los montes Aurunci para posteriormente abrir el valle del Liri desde el sur, mantuvo en alerta, al igual que días antes en el ataque francés, al general en ejefe Von Senger que solicitó al alto mando liberar las reservas. Kesserling viendo el peligro en el sur ordenó a Vietinghoff, jefe del Ejercito, el envío de la 29ª División y la 90ª División, ambas unidades de elite y de panzergranaderos, al Garigliano, así como el refuerzo de un regimiento de la 15ª Panzergrenadier que se hallaba cubriendo el frente al norte de la posición de la 94ª de infantería. Con estos refuerzos, el ataque británico fue detenido, como era de esperar y previsible, ya que este movimiento entraba dentro de los planes del Clark pues atraería las reservas del ejército alemán y así no podrían utilizarse cuando el VI Cuerpo desembarcara en Anzio, previsiblemente el 22 de enero.

La tercera división británica en acción, la 46ª División, debía lanzar el 19 de enero el tercer asalto rio arriba, en el flanco derecho del Cuerpo frente a Sant Ambrogio distrayendo la atención enemiga y así facilitar el asalto más al norte por parte de los americanos en el Rapido frente a  Sant Angelo. El ataque británico fue un completo fracaso. La fuerza de la corriente del rio Garigliano desbarató el cruce por medio de botes y el intento de construcción de un puente por los ingenieros. Dos batallones pudieron cruzar el rio pero los refuerzos posteriores no lograron llegar debido al impetuoso torrente. Catorce intentos de reforzar la débil cabeza de playa fracasaron. La acción fue cancelada y los valientes de la otra orilla abandonados a su suerte.


Soldados británicos atravesando el Garigliano.


El fracaso de la 46ª División hizo considerar el cruce del Rapido por los americanos previsto para el día siguiente, sin embargo, Clark necesitaba presionar las líneas alemanas en Cassino para que no pudieran reforzar de ninguna manera a las tropas que se enfrentarían al VI Cuerpo en Anzio. La coordinación debía ser fundamental.