sábado, 30 de mayo de 2015

Video del Fusil anticarro Lahti L-39

Video donde se muestra en accion el fusil anticarro finlandés Lahti L-39



En estos dos enlaces aparece de forma mas clara las caracteristicas del fusil anticarro, sin embargo, al ser videos "modernos" he creido no conveniente subirlos al blog.

Fusil anticarro Lahti L-39 video 1

viernes, 29 de mayo de 2015

Portaaviones de la clase Yorktown

Portaaviones de la clase Yorktown



El USS Yorktown  (CV-5)

Los portaaviones de flota de la clase Yorktown completados entre 1937-1941 fueron la segunda generación de portaaviones creada ex profeso en la Marina de los Estados Unidos e incorporaban  modificaciones que intentaban suplir las deficiencias evidenciadas en los anteriores portaaviones; el USS Ranger y USS Lexington. En algunos aspectos fueron un diseño contrapuesto al USS Ranger, donde se sacrificaron todas las cualidades que debía tener un portaaviones a favor de llevar el mayor número posible de aviones con el mínimo desplazamiento posible. El resultado fue un buque gravemente desequilibrado. Este hecho se evidenció incluso antes de que el Ranger fuese completado, y la Marina comenzó a calibrar la idea de cumplir con las normas del Tratado en cuanto al límite del tonelaje con tres portaaviones más rápidos y mejor protegidos en lugar de cinco débiles naves con prestaciones mínimas. Los Yorktowns también eliminaron las chimeneas plegables y tenían menos contraída la disposición de la sala de maquinas. Sin embargo, el diseño de Yorktown se asemejaba al Ranger al tener una cubierta de vuelo construida como una ligera superestructura en lugar de ser una parte integral del casco.

Los portaaviones de la clase Yorktown eran mas rápidos que los Rangers en tres nudos y medio y podían llevar al menos veinte aviones más. El grupo aéreo autorizado el 7 de diciembre de 1941 era un escuadrón de cazas de 18 aparatos, un escuadrón de  reconocimiento y un escuadrón de bombardeo con 21 bombarderos en picado por cada escuadrón y un escuadrón de torpederos de 12 aviones. Junto con el bombardero en picado de la comandante del grupo aéreo, totalizando 7 aviones. El escuadrón de cazas ideal debería haber sido de 27 aviones, pero la escasez de cazas significó que ese número no estuviese disponible hasta meses más tarde, con la guerra más que iniciada. El USS Enterprise se diferenciaba de sus hermanos en tener un componente aéreo con más torpederos y menos bombarderos en picado, disponía de 18 aviones de cada escuadrón. Posteriormente en combate, el USS Enterprise llegó a operar  con  87 aviones.

Contra los proyectiles de 152mm, los portaaviones de la clase Yorktown tenía una coraza de 64mm a 102 mm. en el cinturón, 102 mm. en los mamparos y 36 mm.  sobre los espacios vitales. Sin embargo, ni sus cubiertas de vuelo ni sus hangares estaban blindados,  situación no de extrañar ya que las vulnerables cubiertas de vuelo de madera eran características típicas de los portaaviones estadounidenses y japoneses, pero no así de los británicos. La compartimentación fue superior a la presente en el Lexington y Ranger, y se tuvo una considerable atención en proporcionar protección submarina contra torpedos y bombas que pudiesen estallar cerca del caso por debajo de la línea de flotación. Esto requirió las adopciones de una forma inusual del casco con ángulos y popas más acusadas y finas y aumentar la potencia de la maquinaria para compensar la forma del casco menos óptima. Los tres mamparos antitorpedos eran lo suficientemente resistentes al fuego de artillería para que la coraza del centurión pudiese ser rebajada hasta los 83 mm. sobre la proa y hasta los 70 mm.  en los espacios vitales a popa. El punto débil más reseñable del diseño estuvo en la localización  de las calderas delante de la sala de maquinas,, en lugar de la localización alterna, dejando a las naves vulnerables a la pérdida de energía si un torpedo estallaba en el mamparo situado entre la sala de maquinas y las calderas. Esto puede haber sido el destino fatal del  USS Hornet en la batalla de Santa Cruz.

El componente artillero de los portaaviones de la clase Yorktown fue relegado desde las piezas de 8 pulgadas – 203 mm. –  presentes en el USS Lexington hasta ser equipados en un primer momento con piezas de 6 pulgadas – 152 mm. Sin embargo, al final se dispuso que ni siquiera una batería de 152 mm.  era tan necesaria como para sacrificar parte del conjunto del grupo aéreo. Por lo tanto las naves estaban armadas con una batería de 5 pulgadas -127 mm. - cañones de doble uso, para su empleo contra bombarderos horizontales y contra buques de guerra ligeros, así como la utilización de armas automáticas ligeras para su uso contra bombarderos en picado.



Corte esquematico del USS Hornet.

Únicamente el USS Yorktown y USS Enterprise fueron incluidos en los planes de construcción iniciales. La construcción del USS Hornet fue autorizada tras el lapso de los tratados de limitación de armas navales en 1937 en un esfuerzo por ampliar la flota de portaaviones rápidos, sin esperar a que el diseño de la clase Essex estuviese finalizado. Se diferenciaba en algunos detalles con sus hermanos; tenía la cubierta de vuelo una poco más grande y un componente antiaéreo más potente. La última diferencia entre portaaviones no pudo llevarse a cabo por el estallido de la guerra en el Pacífico. Se había planteado situar de forma alterna la sala de calderas y la sala de máquinas pero esta propuesta fue rechazada debido a la urgencia con la que se estaba construyendo la nave; como se ha señalado anteriormente, esta circunstancia puede haber sido la perdición de la nave.

Eran naves robustas. El USS Yorktown sobrevivió a los daños producidos en la batalla del Mar de Coral y a los impactos de bomba y torpedo en Midway, sólo para sucumbir al impacto de torpedos lanzados desde un submarino cuando la nave  estaba siendo remolcada hacia el dique seco para posteriores reparaciones. El USS Hornet se incendió de proa a popa en Santa Cruz pero se negó a hundirse. Al final, los destructores japoneses pudieron acabar el trabajo gracias a la efectividad de sus torpedos Long Lance. El USS Enterprise sobrevivió a la guerra a pesar de sufrir impactos de bombas de aviación en varias ocasiones. El USS Enterprise terminó orgullosamente la guerra con tal vez el mayor record de combate que cualquier buque de guerra americano en la historia de la Marina. El almirante Halsey fracaso en el intento de conservar el buque como museo flotante fracasó, al final fue desguazado en 1958, un crimen contra la historia.

Clase Yorktown
Portaaviones de Flota
Nacionalidad
US Navy
Desplazamiento
20.000 toneladas
Dimensiones
246,74 m. x 25,43 m. x 6.60 m.
Tripulación
2.217
Propulsión
9 calderas Babcock & Wilcox.
4 Turbinas Parsons.
4 hélices.
Potencia
120.000 hp
Máxima velocidad
33,65 nudos
Armamento
8 cañones simples 152 mm /38
8 cañones de 28 mm/75 (4 × 4)
16 ametralladoras 12,7 mm
Autonomía
12 500 millas náuticas a 15 nudos
Componente aéreo
3 ascensores
2 catapultas hidráulicas en cubierta de vuelo
1 catapulta hidráulica en cubierta de hangar
244,45 m. longitud cubierta de vuelo
82 aviones
Radar
Radar CXAM desde 1940
Modificaciones

Junio 1942
Ametralladoras de 12,7 mm sustituidas por cañones de 20 mm Oerlikon, 24 Hornet y Yorktown, 32 Enterprise.
Julio 1942
Hornet equipado con radar CXAM
Agosto 1942
Equipado con mas cañones de 20mm. Hornet 32 Enterprise 38
Noviembre 1942
Enterprise es equipado con el radar SC-2, reemplaza sus cañones de 28 mm. pos piezas Bofors AA de 40 mm 4x4 e incrementa sus baterías de 20 mm hasta los 46 cañones.
Octubre 1943
Enterprise equipado con radar SK y SM. Batería AA ligera renovada a 6x4, 8x2 40mm y 48x1 cañones de 20mm.
1945
Enterprise equipado con radar SP. Batería  AA ligera de 11x4, 5x2 40mm y 16x2 20mm cañones.

jueves, 28 de mayo de 2015

"Redada de Marsella"

"Redada de Marsella"


Imagen aérea del puerto de Marsella durante la redada de enero de 1943.

La denominada "Redada de Marsella" tuvo lugar en el puerto viejo de Marsella, los días 22 hasta 24 de enero de 1943.  La ciudad estaba desde la ocupación alemana el año anterior de Francia entera, bajo el gobierno títere de Vichy. Asistidos por la policía francesa, dirigida por René Bousquet, los alemanes organizaron y perpetraron una redada con la finalidad de arrestar a la población judía y su posterior deportación. La policía revisó los documentos de identidad de 40.000 personas, y envió a 2.000 marselleses, en un primer momento a Fréjus, posteriormente al campamento de Royallieu cerca de Compiègne, en la zona norte de Francia y por ultimo al campo de concentración de Drancy, última parada antes de ser trasladados a los campos de exterminio. La operación también supuso el desalojo de un barrio entero antes de su destrucción. Situado en el puerto viejo, el 1º Distrito , con sus 30.000 habitantes, estaba considerado por los alemanes como un "nido de terroristas" debido a sus calles pequeñas, estrechas y llenas de escondrijos. Para esta acción represiva, el líder de la SS Karl Oberg, a cargo de servicio de seguridad alemán en Francia, viajó desde Paris a Marsella y transmitió a Bousquet las órdenes recibidas directamente de Himmler. Es un notable caso de colaboración dolosa de la policía francesa con los ocupantes alemanes.

La operación estaba destinada a remodelar la zona de puerto viejo, un barrio popular repleto d pequeñas casas y calles sinuosas que eran consideradas peligrosas por las autoridades alemanas. Los alemanes querían llevar a cabo un plan urbanista preparado por los arquitectos franceses que apoyaban la ideología de la "revolución nacional" (Révolution nationale) apoyada por el gobierno de Vichy. Decidieron destruir casi totalmente el 1º arrondissement (distrito) de Marsella. Según órdenes directas de Himmler la población detenida debía ser evacuada a los campos de concentración en la zona norte de Francia. En el puerto viejo, la policía alemana fue a buscar casa por casa a los sospechoso, con la asistencia de sus homólogos franceses y posteriormente volar dinamitar los edificios.

Por orden del jefe de gobierno de Vichy, Pierre Laval, Bousquet pidió el 14 de enero de 1943 que se pospusiese la operación hasta una semana más tarde, y así poder organizar  mejor la redada y conseguir reunir un mayor número de refuerzos. Además, si bien los alemanes tenían intención de actuar únicamente sobre el 1º Distrito de Marsella, Bousquet espontáneamente propuso extender la operación a toda la ciudad. Según el historiador Maurice Rajsfus, también pidió la total libertad de acción para la policía francesa, petición que obtuvo del mismo SS Karl Oberg.

Según el historiador Jacques Delarue, quien fue testigo de la operación,  200 agentes de policía  desplazados desde  de París y en otras ciudades, 15 compañías del GMR (Groupes mobiles de réserve o grupos antidisturbios) y mas escuadras de la policía francesa -la gendarmería y de guardias móviles fueron destinados a esta operación. En total, "aproximadamente 12.000 policías fueron concentrados  en Marsella". El 22 de enero de 1943 el puerto viejo se cerró completamente el barrio del Viejo Puerto.  Toda la ciudad, con excepción de los barrios residenciales más ricos, fue registrada casa por casa durante un período de 36 horas. "En total, después de decenas de miles de controles, casi 2.000 marselleses... se hallaron dentro de los trenes de la muerte." escribió el historiador Maurice Rajsfus.  1.500 edificios fueron destruidos.



Demolición de edificios en el viejo puerto marsellés.

La Prefectura de la provincia de Bouches-du-Rhône, donde se encuentra Marsella, publicó el 24 d enero la siguiente declaración:

“Por razones de orden militar y para garantizar la seguridad de la población, las autoridades militares alemanas ordenaron oficialmente a la administración francesa proceder inmediatamente con la evacuación de la parte norte del puerto viejo. Por su parte, la administración francesa decidió por motivos de seguridad interna llevar a cabo una gran operación policial de eliminación de ciertos elementos de Marsella cuyas actividades planteaban  grandes riesgos a la población. La administración francesa trabajó duramente para evitar mezclar las dos operaciones. Considerables fuerzas de policía llevaron a  cabo numerosas búsquedas en el barrio.  Distritos enteros fueron rodeados y se realizaron controles de identidad. Más de 6.000 personas fueron detenidas y se verificaron 40.000 identidades”

El periódico Le Petit Marseillais de 30 de enero de 1943 añadía:

“ Debe quedar claro que las operaciones para la evacuación de puerto viejo se llevaron a cabo exclusivamente por la policía francesa y que no dieron lugar a incidentes”.

Los periódicos alemanes también se hicieron eco de la operación.
Walther Kiaulehn escribió en el periódico militar alemán Signal:

“ En el futuro, cuando escribiremos la historia de Marsella, se pondrá de relieve esta notable hazaña al haber evacuado el patricio viejo barrio marsellés, que había sido deshonrado en el siglo XX. La operación fue realizada por policías franceses y alemanes, así como un grupo de ingenieros y médicos”.

Mientras 30.000 marselleses fueron expulsados de su barrio, gente del mundo criminal, como Paul Carbone, se entregó voluntariamente a la policía al principio de la semana,  para ser encarcelado y evitar la deportación. Varios cientos de judíos de Marsella, ya fuesen franceses o extranjeros, fueron enviados primero  a Fréjus, después al campo de Royallieu cerca de Compiègne y finalmente al campo de concentración de Drancy , de donde fueron enviados a los campos de exterminio. En total, 2.000 judíos subieron a los trenes de la muerte. El 23 de marzo de 1943, Röthke, un oficial de las SS señaló que los judíos franceses detenidos en Marsella eran casi todos "canallas criminales" "tal y como la policía francesa me dijo en varias ocasiones sin haber pedido ninguna explicación" y que "cuando fueron trasladados de Compiègne a Drancy, primero tenían que someterse a una operación de limpieza especial porque estaban tan sucios y llenos pulgas que la dirección del campo francés juzgó necesaria una intervención inmediata para evitar las epidemias en el campo".

Judíos franceses escoltados por soldados franceses


En resumen, la redad del 22 al 24 de enero de 1943 en Marsella fue un ejemplo claro de colaboracionismo entre las autoridades policiales del régimen de Vichy y la Alemania nazi, mas aun en una zona ocupada de facto por los alemanes, demostrando de esta manera aun con mayor evidencia, el carácter de estado títere que tenia la Francia de Vichy respecto a la Alemania de Hitler.

martes, 26 de mayo de 2015

El día de gloria del "Sagittario".

El día de gloria del "Sagittario".

T
Torpediniera "Sagittario"

La batalla de Creta estaba en pleno apogeo y para ayudar a los paracaidistas alemanes en dificultades, el alto mando decidió desembarcar elementos de la 5ª Division Gebirgsjäger en distintos puntos de la isla y de esta manera confundir a los fuerzas defensoras y posteriormente reunirse con los paracaidistas. El primer convoy, formado por caiques y barcos de pesca escoltados por el torpedero "Lupo" fue atacado en la noche del 21 de mayo y dispersado. Otro convoy zarpó el 22 de mayo desde la isla de Millo, constituido por 38 pequeños barcos que transportaban un total de 4.000 Gebirgsjäger de la 5ª Division de Montaña bajo la protección del torpedero "Sagittario".

El torpedero no tenía la orden de dirigir y mantener compacto el convoy a Creta, más que nada porque el alto mando alemán confiaba en la Luftwaffe que ya había echado a pique todas las naves enemigas presentes cerca de la isla, sabiendo muy bien que ante una formación naval de la Royal Navy un pequeño y solitario torpedero poco podía hacer.

A pesar de las palabras de los mandos de la Luftwaffe, una formación británica, la Fuerza C, si se encontraba en dichas aguas bajo el mando del almirante E. L. S. King. La sola presencia del torpedero "Sagittario" de ningún modo podía compararse ante esta flota formada por los cruceros Naiad, Perth, Carlisle, Calcutta y los destructores Kandahar, Nubian y Kingston.

A las 08:35 h. el comandante del torpedero italiano, Giuseppe Cigala della Fulgosi avistó la formación británica, aún estaba por debajo de la linea del horizonte pero traicionada por el fuego antiaéreo del HMS Naiad, buque insignia de la fuerza C. Sin siquiera esperar para identificar el tamaño global de la fuerza enemiga remontó el convoy por estribor levantando una densa de niebla con la finalidad de proteger las naves, dio media vuelta y volvió sobre su rumbo para seguir la misma deriva y volver a lanzar humo para conseguir una cortina más densa y también para aumentar la velocidad de su propia nave: a las 08:55 h. cuando los buques británicos estaban a 18.000 m. y habiendo alcanzado una velocidad de más de 30 nudos puso proa al enemigo. Los ingleses, en ese momento, enfrascados por los ataques aéreos y con la luz del sol desfavorable para ellos, se percataron del convoy enemigo y del torpedero que avanzaba hacia ellos; en ese instante, los dos pequeños y viejos cruceros antiaéreos Calcuta y Carlisle, que no estaban participando en la batalla, abrieron fuego a las  09:01 h. a una distancia de aproximadamente 12.500 metros, el torpedero italiano respondió con la pieza de artillería de 100 mm.



A las 09:07 h., cuando la distancia era menos de 7200 metros el "Sagittario" lanzó, rodeado de columnas de agua levantadas por los proyectiles enemigos, sus dos torpedos de estribor e inmediatamente tomo un rumbo evasivo para escapar del enemigo; Pero el comandante Fulgosi considerando que el enemigo no había sufrido ningún daño con el lanzamiento de los torpedos, dio marcha atrás otra vez mas, anteponiéndose entre el convoy y los buques británicos, atrayendo de esta manera sobre si todo el fuego de las naves enemigas.

A las 09:14 h., hubo un estallido de júbilo a bordo del torpedero: algunos hombres vieron  elevarse dos altas columnas en un costado de un crucero, unos minutos más tarde la formación naval británica viraba hacia el sur y se alejaba. A las 09:22 h. fue descubierto un tercer destructor que atacó al torpedero italiano, un minuto después el HMS  Kingston disparaba dos veces alcanzando el puente y la chimenea. Inmediatamente después comunicaba la presencia del convoy italiano, que hasta ese momento no había sido visto por los británicos. Pero el almirante King, preocupado por el consumo de munición y temeroso de los ataques aéreos, al navegar lentamente por los dos viejos cruceros decidió no atacar el convoy y continuar hacia el sur. A las 09:25 h. finalizó el choque.

No se sabe ciertamente si los torpedos del "Sagittario" dieron en el blanco tal y como reclamaron sus vigías ya que el crucero ingles como el resto de la Fuerza C sufrió diversos ataques aéreos y cuando regresaron a Alejandría, dos torretas estaban inutilizadas y la velocidad se había reducido hasta los 16 nudos. Lamentablemente para la tripulación del torpedero, los daños fueron registrados pero no se hizo ninguna mención a la posible causa de dichos desperfectos. El hecho demostrado fue que un pequeño y solitario torpedero logró bloquear e impedir la acción de una potente formación naval enemiga, salvando de esta manera el convoy.


Postal conmemorativa de la accion del "Sagittario"


Por esta acción, el teniente de navío Giuseppe Cigala Fulgosiosi fue condecorado con la Medalla de Oro al Valor Militar mientras que el almirante King fue destituido de su mando por orden directa de Churchill.

lunes, 25 de mayo de 2015

Fusil antitanque Lahti L-39

Fusil antitanque Lahti L-39


 Fusil antitanque Lahti L-39 en una fotografía donde se muestra claramente su gran tamaño

El Lahti L-39 fue un fusil antitanque finlandés de calibre 20 mm desarrollado por el famoso diseñador fines, Aimo Lahti a petición del ejercito finlandés y utilizado durante la Segunda Guerra Mundial.. La designación oficial era 20 pst kiv/39 pero fue denominado de forma coloquial como "Norsupyssy" o cañón elefante debido a su gran peso y tamaño que dificultaba su transporte si bien tenía excelente precisión, penetración y alcance. Los primeros prototipos fueron construidos pensando en utilizar la munición 20x113, también diseñada por Lahti, pero posteriormente se cambió hacia un diseño que debía utilizar la munición 20x138 B, más común y más potente con una gran variedad de usos- AP, AP-T, AP-HE, incendiaria etc. y que también se utilizaba en los cañones antiaéreos de 20 mm. adquiridos en Alemania.

Aimo Lahti, el diseñador del fusil antitanque, tenía dudas acerca de la idea original de crear una ametralladora antitanque de 13 mm. y comenzó a trabajar en un diseño de calibre 20 mm. Los  mandos militares estaban a favor de armas antitanque de calibre más pequeño ya que creían que la velocidad inicial de los proyectiles de 20 milímetros sería insuficiente para penetrar la coraza de los carros de combate y un arma con una mayor tasa de fuego y  un calibre más pequeño resultaría útil. Como resultado Lahti diseñó dos armas antitanque que competían entre sí: una ametralladora de 13,2 mm y un fusil de 20 mm. Después de distintas pruebas disparando las dos armas en 1939, se demostró que el rifle de 20 mm. presentaba una mejor penetración.

Alrededor de 1.800 unidades del fusil L-39 fueron producidos por la fábrica de VKT durante la Segunda Guerra Mundial, y aunque los proyectiles de 20 mm eran bastante ineficaces contra los tanques soviéticos T-34 y KV, el ejército finlandés hizo un buen uso de esta arma combatiendo contra tanques ligeros, bunkers y otros objetivos de importancia. A medida que los carros de combate desarrollaron corazas de un grosor tal que no podía ser penetrado por los proyectiles del Lahti L-39, fue utilizado en otros usos como el ataque a larga distancia contra vehículos blindados y tanques y en 1944 se desarrollo su versión automática L-39/44 o 20 kiv/39-44 como improvisado cañón antiaéreo. Es remarcable que el ejército finlandés mantuvo dentro de su arsenal tras la finalización de la contienda mundial existencias de rifles antitanque Lahti L-39 y los excedentes fueron vendidos a Estados Unidos en la década de 1960  siendo por ultimo desechados en los años 80.

El fusil era una arma semiautomática de recarga accionada por los propios gases con el pistón ubicado debajo del cañón y la munición  alimentada desde un cargador desmontable situado en la parte superior equipado con mecanismo eyección para los cartuchos vacios en la parte inferior. Para reducir el impresionante retroceso, el rifle está equipado con un freno de boca de cinco hoyos y una almohadilla de cuero acolchada para el hombro. El cañón tenía un recubrimiento de de madera en cuanto a permitir su transporte después de disparar ya que alcanzaba temperaturas realmente elevadas. Debido a esta circunstancia, el Lahti L-39 tenía una característica inusual y era que el cerrojo permanecía abierto después de cada disparo y así permitir que el cañón se enfriase más rápido después de cada disparo. La mira de hierro estándar era totalmente ajustable y calibrada entre 200 y 1400 metros. El fusil antitanque Lahti L-39 fue equipado con un inusual bípede "dual", a modo de dos pares de piernas o esquís, que podían tener las suelas claveteadas para su uso en más o menos terreno duro y o con la superficie antideslizante para su uso en tierra suave o nieve.


 Lahti L-39, se observan claramente las "piernas"

Finlandia entró en la Guerra de Invierno, 1939-40, con escasez manifiesta de armas antitanque. Solo existían dos fusiles de 20mm. y unas pocas ametralladoras de 13,2 mm. siendo estas últimas ineficaces mientras el fusil de 20 mm. demostró su valía contra tanques ligeros soviéticos y vehículos blindados. También fue utilizado en la táctica anti francotirador denominada "Cold Charlie" y que consistía en atraer el fuego del francotirador enemigo sobre un blanco ficticio par después ser atacado con el fuego del Lahti L-39.

Si bien el fusil no era capaz de penetrar la coraza de los s tanques soviéticos como el T-34 y el KV-1 utilizados en mayor medida en la Guerra de Continuación, 1941-44, demostró ser bastante efectivo contra búnkeres, blancos situados a grandes distancias o bien objetivos de oportunidad como las escotillas abiertas de los carros, especialmente si se empleaba munición con fósforo blanco, así como las torretas bloqueando el sistema elevador del cañón o el giro de la propia torreta. Incluso era capaz de dañar las torretas de los tanques y bloquear el mecanismo elevador del cañón y aviones al utilizarse la anteriormente citada versión antiaérea del fusil.


Tipo
Fusil antitanque
País
Finlandia
Diseñador
Aimo Lahti
Servicio
1939-1960
Cantidad producida
+/- 1800
Peso
49,5 Kg. (descargado)
Longitud
2,24 m.
Longitud del cañón
1,30 m.
Calibre
20 mm.
Munición
20 x 138 B
Sistema
Recarga por gases
Cadencia de tiro
30 disparos por minuto
Cargador
10 cartuchos
Velocidad de salida
800 m/s.

Reclamaciones y recompensas en la Fuerza Aérea Soviética

Reclamaciones y recompensas en la Fuerza Aérea Soviética


Insignia de las Fuerzas Aéreas Soviéticas

A diferencia y al mismo tiempo en cierta manera en concordancia con el sistema político comunista presente, en la URSS existió un modelo distinto a la hora de evaluar la actuación de los componentes de la Fuerza Aérea Soviética. VVS acrónimo Voenno-Vozdushnye Silyde  en comparación con sus homólogos de otras nacionalidades, tanto enemigas como aliadas. Si bien la solicitud de reclamaciones de los pilotos de caza soviéticos era más o menos la misma que sus equivalentes de otras fuerzas aliadas, si que existía diferencias en el reconocimiento oficial de aquellos aviadores que conseguían un número considerable de victorias. No solo eran los pilotos de caza quienes recibían consideración por parte del pueblo llano y de la autoridades militares sino también aviadores y aviadoras, no deben olvidarse el papel de las mujeres en todos los niveles de las fuerzas armadas soviéticas, que participaron en misiones diversas como apoyo táctico terrestre, misiones de bombardeo y de reconocimiento, así como el personal de tierra y técnico, los propios jefes de escuadrón y regimiento; cualquiera podía ser candidato a una condecoración si pertenecía a una unidad donde alguno de sus miembros se había distinguido en algún tipo de misión, fuese cual fuese su ocupación.


Camaradería soviética, ¿real o ficticia?

El proceso de envió y verificación de las reclamaciones no era complicado, como no, solo hacía falta una fuente que apoyase la reclamación, como en el resto de fuerzas aéreas. Esa fue la mecánica durante la Gran Guerra Patriótica y más o menos de forma fidedigna, en cambio las reclamaciones de acciones realizadas durante la Guerra Civil en España, la olvidada y casi desconocida guerra contra Japón a finales de los años 30 y la Guerra de Invierno contra Finlandia son menos fiables debido a la escasez de informes sobre esos conflictos. En España, las reclamaciones tendieron a acreditarse más sobre la base del grupo que la del el individuo, hecho acorde con la ética política de la propiedad colectiva, sin embargo en China y en Finlandia, el exceso de reclamaciones por parte de los pilotos soviéticos fue exagerado, incluso en Finlandia llegó a ser extravagante, mas aun al conocer la verdadera composición de las Fuerzas Aéreas Finesas.

Las recompensas durante la Gran Guerra Patriótica a los pilotos distinguidos eran también diferentes al resto de componentes de otras fuerzas aéreas, salvo la Aeronáutica Nazionale Republicana italiana que  desde su formación a finales de 1943 también introdujo un incentivo económico a semejanza de las Fuerzas Aéreas Soviéticas. Para cuantificar las remuneraciones a los pilotos, Stalin emitió en 19 de agosto de 1941 la Orden nº 0299 que daba instrucciones sobre las normas para al concesión de recompensas. El sistema de esta orden para los pilotos de caza se podría dividir en las siguientes categorías:

Combate aire - aire

Por cada avión enemigo derribado el piloto recibía la suma de 1000 rublos. Además en el momento en que un piloto conseguía su tercera victoria era recomendado para una recompensa gubernamental, al conseguir otro trío mas de victorias se concedía de forma automática una segunda recompensa gubernamental y por último al conseguir la décima victoria conseguía la más alta condecoración de la Unión Soviética, la Estrella Dorada de Héroe de la Unión Soviética, además de 10.000 rublos.

La condecoración de Héroe de la Unión Soviética, además del reconocimiento público supuso para los supervivientes a la guerra, prosperidad y protección de una nación que cuidó y agradeció a sus héroes de una manera mucho mejor que la mayoría de los países aliados.

Aviones  en misiones de ataque terrestre.

Por cinco salidas contra las fuerzas terrestres enemigas se recibían 1500 rublos y por quince se llegaban a los 2.000 y una recomendación para una recompensa gubernamental. A las 25 salidas se otorgaba una segunda recompensa gubernamental y 3.000 rublos. Por último quien conseguía llegar a las 40 salidas o mas se le concedían 4.000 rublos y la ansiada condecoración de Héroe de la Unión Soviética.

Aviones de caza contras aeródromos enemigos.

Por cuatro salidas con éxito donde se destruyeran aviones enemigos los pilotos de caza recibían 1.500 Rublos. Por diez días de ataque o cinco noches se entregaban 2.000 rublos y una recompensa gubernamental. Veinte días o diez noches estaba premiado con una segunda recompensa gubernamental y 3.000 rublos, y 35 salidas diurnas y 20 nocturnas se gratifica con 5.000 rublos y la condecoración de Héroe de la Unión Soviética. Solo las misiones que tenían y se acreditaba el éxito contaban para el sistema de recompensas.



Es necesario y lógico conocer el valor del dinero en la Unión Soviética durante la Segunda Guerra Mundial para valorar correctamente el incentivo económico que recibían los aviadores. En el periodo de 1941-42 con 1.000 rublos no se podían comprar muchas cosas, un par de buenas comidas en un restaurante de Moscó menguaba en gran parte esa "paga extra". Los pilotos en su mayoría destinaban el dinero recibido de una forma más eficaz cambiándolo por mercancías de primera necesidad, sobre todo víveres ya que se sabe que las condiciones nutricionales eran pésimas, de esta forma aumentaba la calidad de vida de las tripulaciones que arriesgaban día a día sus propias vidas.

En resumen, en un estado comunista donde la propiedad colectiva debía imperar sobre los aspectos individuales no deja de ser paradójico que los pilotos soviéticos recibiesen gratificaciones económicas por sus acciones contra el enemigo, si bien,  toda la unidad podía beneficiarse de dichas recompensas y estas tampoco suponían una gran mejora de las condiciones de vida. Este hecho tal vez pueda explicarse por el mero hecho que la realidad en tiempos de guerra no es ni nunca será la misma que en tiempos normales.



viernes, 22 de mayo de 2015

Incidente del puente de Marco Polo.

Incidente del puente de Marco Polo.


Soldados japoneses en el Puente de Marco Polo

El incidente del puente Marco Polo, también conocido como el incidente Lugouqiao; puente de Lugou o incidente del 7 de julio  fue una acción militar entre el Ejército Revolucionario Nacional de la República de China y el Ejército Imperial Japonés y que, a menudo se ha considerado como el detonante del inicio de la Segunda Guerra Chino-Japonesa (1937-1945).

Antecedentes.

Las tensiones entre el imperio del Japón y la República de China habían sido más que visibles desde la invasión japonesa de Manchuria en 1931 y la posterior creación de un Estado títere denominado Manchukuo, con Puyi, el último monarca de la dinastía Qing, como su soberano. Aunque el gobierno chino del Kuomintang (KMT) se negó a reconocer la autoridad de Manchukuo, se entablaron negociaciones para una tregua entre Japón y China en 1931. Sin embargo, la presion militar iba aumentando y a finales de 1932 el ejército japonés invadió Rehe (provincia de Jehol) que fue anexionada en Manchukuo en 1933.

Bajo los términos del Protocolo Boxer de 7 de septiembre de 1901, China había concedido a las Naciones con legaciones en Pekín el derecho de guarnición en las estaciones de ferrocarril en doce puntos específicos a lo largo de la linea que conectaba Beijing con Tianjin. Se trataba de asegurar la comunicación abierta entre la capital y el puerto. Por un acuerdo complementario del 15 de julio de 1902, a estas fuerzas se les permitió realizar maniobras sin informar a las autoridades de otras naciones presentes en China.

En julio de 1937, Japón había ampliado sus fuerzas hasta llegar a una cifra estimada entre 7000 – 15.000 hombres, en su mayoría destinados a cubrir las líneas de ferrocarril. Este número de hombres y el material suministrado era varias veces el tamaño de los destacamentos desplegados por las potencias europeas y muy superior a los límites establecidos en el Protocolo Boxer.

Acontecimientos.

Las fuerzas japonesas y chinas presentes en las afueras de la ciudad de Wanping, una ciudad amurallada al sureste de Beijing, intercambiaron fuego aproximadamente a las 23:00 h. del 7 de julio de 1937. La causa exacta de este incidente sigue siendo hoy un misterio. Cuando un japonés soldado  Shimura Kikujiro no pudo regresar a su puesto, el comandante Ji Xingwen del 219º Regimiento chino, 37ª división, 29º Ejército  recibió un mensaje por parte de los mandos  japoneses exigiendo permiso para entrar en Wanping  y buscar al soldado desaparecido. Los chinos se negaron y si bien el soldado Shimura regresó a su unidad, en ese momento ambos bandos ya se estaban movilizando.

Esa misma noche, una unidad de infantería japonesa intentó romper las defensas de Wanping y fue rechazada. Un ultimátum emitido por parte de los japoneses llegó dos horas más tarde. Como medida de precaución, Qin Dechun, el comandante interino del  29º Ejército, contactó con el general Feng Zhian, comandante de la 37ª División con el fin de alertar a sus tropas.

Alrededor de las 04:00 h del 8 de julio de 1937, comenzaron a llegar los refuerzos de ambas partes a la zona en conflicto. Los chinos también movilizaron una división adicional. Una hora más o menos más tarde el ejército japonés abrió fuego y atacó a las tropas chinas parapetadas en el puente de Marco Polo, junto a un moderno puente ferroviario situado al sureste de la ciudad.


Tropas chinas defendiendo la posición.

El coronel Ji Xingwen lideró las defensas chinas con aproximadamente solo 100 hombres y la orden de defender el puente a toda costa. Después de intensos combates contra hombres del entonces comandante Kiyonao Ichiki, el mismo que lanzaría años más tarde el ataque japonés casi suicida en la batalla de rio Tenaru, Guadalcanal, los chinos pudieron mantener el puente gracias a la llegada de tropas de refuerzo. En este momento, el ejército japonés y  miembros del Asuntos Exteriores comenzaron negociaciones en Pekín con el gobierno nacionalista chino.

Se alcanzó un acuerdo verbal con el general Qin, por el que se ofrecería una disculpa a los chinos; se castigaría a los responsables; el control de Wanping pasaría a la policía civil Hopei y no al 219º Regimiento chino; así como una exhaustiva vigilancia de los "comunistas" en el área. Estos términos fueron acordados, aunque el comandante de la brigada de infantería de guarnición japonesa, el general Masakazu Kawabe inicialmente rechazó la tregua y, contra las órdenes de sus superiores, continuó bombardeando Wanping durante las siguientes tres horas, hasta que cesó el fuego y trasladó sus fuerzas hacia el noreste.

Consecuencias.

Aunque se produjo realmente un alto el fuego, no hubieron más esfuerzos para intentar desactivar el conflicto que iba in crescendo, en gran parte debido a las medidas tomadas por parte de los comandantes del ejército japonés de guarnición en China en convivencia con los altos mandos  militaristas del estado Mayor del Ejército Imperial. Wanping fue bombardeada el 20 de julio y los combates a gran escala estallaron en Langfang el 25 de julio. Después del llevar a cabo un desafortunado y sangriento ataque a las líneas japonesas el 27 de julio, el general Sung sufrió una derrota y fue obligado al día siguiente a replegarse detrás del río Yongding.


 Soldados japoneses bombardeando Wanping

Los japoneses dieron a Sung y a sus tropas "paso libre", para posteriormente trasladarse a pacificar los alrededores de Beijing y Tianjin. Sin embargo, el ejército japonés tenía órdenes de no avanzar más allá del río Yongding. En un cambio repentino, Ministro de Asuntos Exteriores del gobierno Konoe inició negociaciones con el gobierno de Chiang Kai-Shek en Nanjing y afirmó que: "Japón quiere cooperar con China, no invadirla". No obstante, las negociaciones no fueron más lejos y el 9 de agosto de 1937, un oficial naval japonés recibió un disparo en Shanghai, comenzando de hecho la guerra a gran escala.

El agravamiento de las tensiones tras el incidente del puente Marco Polo condujo directamente a una guerra total entre el Imperio de Japón y China, como se demostró a finales de julio en la batalla de Beiping – Tianjin y en agosto con la batalla de Shanghai.

La heroica resistencia mostrada por los soldados pobremente equipados del 29º Ejercito inspiró la "Marcha de la espada" en 1931, que — con la letra ligeramente retocada — se convirtió en la marcha habitual del Ejército Revolucionario Nacional y popularizó el epíteto racial "guizi" - cuyo significado es demonio - para describir a los invasores japoneses

Existen algunas divergencias de opinión entre los historiadores sobre el incidente. Algunos historiadores creen que el incidente fue un accidente involuntario. Otros en cambio, creen que el incidente puede haber sido planeado y ejecutado por el ejército japonés para proporcionar un pretexto para la invasión de China — una tesis apoyada por las ambiciones expansionistas coloniales de Japón en esos momentos. Esta ultima interpretación refleja un sentimiento arraigado por muchos japoneses en esa época;  "Asia debía ser gobernada por asiáticos", y mas concretamente los japoneses debían reemplazar a los coloniales gobernantes europeos.


Tropas japonesas marchando sobre el puente de Marco Polo

Un historiador japonés de extrema derecha alegó incluso que el incidente fue organizado por el partido comunista chino, que esperaba que el incidente conduciría a una guerra de desgaste entre el ejército japonés y el Kuomintang.


El incidente del puente Marco Polo comparado con la magnitud de la guerra chino-japonesa casi fue una insignificancia, militarmente hablando. Un puñado de combatientes chinos defendiendo una posición ante soldados japoneses de una unidad tamaño batallón. Realmente la importancia, que la tiene y mucho, es ante todo simbólica, significó el inicio de un conflicto brutal y apenas tratado que dejó más de 25 millones de muertos, en su mayoría civiles. el incidente no fue más que la mecha que encendió el barril de pólvora que era China en 1937.

jueves, 21 de mayo de 2015

Tratado Naval de Washington 2ª parte

Tratado Naval de Washington 2ª parte

Proviene de Tratado Naval de Washington 1ª parte

Las propuestas referentes a los buques capitales fueron aceptadas en gran medida por la delegación británica, aunque eran muy controvertidas para el público en general. Ya no sería posible que Gran Bretaña tuviese simultáneamente una potente flota en el Mar del Norte, el Mediterráneo y el lejano Oriente. Esta circunstancia provocó indignación en parte de los jefes de la  Royal Navy. Sin embargo, hubo gran presión sobre Gran Bretaña para que aceptase estos términos. El riesgo de guerra con los Estados Unidos fue cada vez más observado como una posibilidad más que remota, ya que existían  muy pocas diferencias políticas entre los dos países. Tampoco  es que fuera muy popular en esos momentos un aumento del gasto naval en Gran Bretaña o en sus dominios. Además, Gran Bretaña estaba implementando importantes disminuciones en su presupuesto debido a la crisis económica ocasionada por el final de la guerra.

La delegación japonesa estaba dividida. La doctrina naval japonesa requiere el mantenimiento de una flota al menos de un 70% del tamaño de la de los Estados Unidos, ya que se consideraba esta cifra como el mínimo necesario para derrotar a los Estados Unidos en cualquier guerra futura; los japoneses basaban su estrategia en dos enfrentamientos separados, primero con la flota del Pacífico de la Estados Unidos, luego con la Flota Atlántica y calculan que una proporción 7:5 en la primera batalla produciría un margen de victoria bastante grande para poder ganar el combate posterior por lo que  5:3 ratio, o 60%, era inaceptable. Sin embargo, el jefe de la delegación, Katō Tomosaburō, acabó aceptando una proporción de 60% ya que la perspectiva de una carrera armamentista con los Estados Unidos, con la producción industrial relativa en ese momento existente entre las dos naciones llevaría a Japón a perder tal carrera armamentista y provocar una crisis económica como consecuencia.  En el momento de iniciarse la conferencia Japón tenía un 55% de grandes naves y un 18% de PIB respecto a los Estados Unidos.


Almirante  Katō Tomosaburō, jefe de la delegación japonesa.

Esta opinión encontró una fuerte oposición por parte de Katō Kanji, el Presidente del Colegio de Estado Mayor Naval, que actuaba como ayudante del jefe naval de la delegación, que  representaban a la influyente escuela de pensamiento de la "gran armada". Esta escuela de doctrina y estrategia sostenía que en caso de guerra los Estados Unidos, el enemigo sería capaz de construir buques de guerra de forma indefinida, dada su enorme potencia industrial, y por ello Japón necesitaba prepararse a conciencia y tanto como sea posible para el inevitable conflicto con Estados Unidos. Katō Tomosaburō fue finalmente capaz de convencer al alto mando japonés que aceptase  las propuestas de Hughes, pero el resultado del Tratado fue una causa de controversia en la armada japonesa durante los años venideros.

La delegación francesa inicialmente respondió airadamente ante la idea de reducir su tonelaje de naves capitales hasta la cifra de 175.000 toneladas y exigió 350.000 toneladas, ligeramente por encima de Japón. Al final, las concesiones con respecto a los cruceros y submarinos ayudó a persuadir a los franceses a acordar dicho límite en relación a acorazados y cruceros de batalla.

Hubo mucha discusión sobre la inclusión o exclusión de los acorazados recién construidos. En particular, la delegación japonesa estaba desea de conservar su nuevo acorazado Mutsu, que había sido financiado con gran entusiasmo público, incluyendo las donaciones de los escolares. Esta circunstancia dio lugar a disposiciones para permitir que los Estados Unidos y Gran Bretaña construyesen naves equivalentes.

El secretario Hughes propuso limitar las naves secundarias, cruceros y destructores, en las mismas proporciones que las naves capitales. Sin embargo, estos términos  eran inaceptables para británicos y franceses. La contrapropuesta británica, en la cual los británicos tendrían derecho a 450.000 toneladas de cruceros considerando sus compromisos imperiales globales con sólo 300.000 y 250.000 toneladas para los Estados Unidos y Japón respectivamente, resultó igualmente discutible. Por todo ello, la idea de limitar el tonelaje total de crucero o números fue rechazada totalmente.

 En cambio, los británicos sugirieron un límite cualitativo en la construcción futura de los cruceros. El límite propuesto, de un desplazamiento máximo de 10.000 toneladas y cañones 8 pulgadas de calibre, fue pensado para permitir a los británicos retener las naves de la clase Hawkins que en esos momentos se estaba construyendo. Estas disposiciones  coincidían con los requisitos de los Estados Unidos para sus cruceros que tendrían que operar en el Pacifico y también con los planes japoneses de la clase Furutaka. Así que esta sugerencia fue adoptada sin grandes debates.

La mayor demanda británica durante las negociaciones fue la abolición completa del submarino, que había demostrado ser tan efectivo y nocivo contra ellos en la reciente guerra. Sin embargo, esta petición resultó imposible de aceptar, particularmente como resultado de la oposición francesa; los franceses exigieron un subsidio de 90.000 toneladas de submarinos, y la Conferencia concluyó sin acuerdo posible sobre la restricción de las naves submarinas.

El artículo XIX del Tratado prohibía también a Gran Bretaña, Japón y los Estados Unidos la  construcción de fortificaciones ni bases navales en el océano Pacífico. Esta fue una victoria importante para Japón, ya que las bases fortificadas tanto británicas como estadounidenses representarían un grave problema para los japoneses en caso de cualquier guerra futura. Esta disposición del Tratado garantizaba esencialmente a Japón como la potencia dominante en el Pacífico occidental y fue crucial como contrapeso en la aceptación por parte de Japón de los límites en la construcción de naves capitales.

Términos sobre los tipos de buques.

El Tratado estrictamente limitaba tanto el tonelaje y la construcción de acorazados y portaaviones y como también incluía los límites en cuanto al tamaño individual de cada buque.

Los límites de tonelaje definidos por los artículos IV y VII estipulaban una relación de tonelaje aproximada aproximadamente entre Gran Bretaña, los Estados Unidos, Japón, Italia y Francia de 5:5:3:1.75:1.75.

Los límites cualitativos de cada tipo de nave fueron los siguientes; 

  • Acorazados y cruceros de batalla se limitaron a 35.000 toneladas de desplazamiento estándar y cañones de no más de 16 pulgadas de calibre (406 mm). Artículos V y VI
  • Los portaaviones se limitaron a 27.000 toneladas y podía llevar no más de 10 cañones  pesadas, de un calibre máximo de 8 pulgadas (203 mm.). Sin embargo, a cada país firmante le fue permitido utilizar los cascos de dos antiguos acorazados ya existentes con el fin de adecuarlos para servicio como portaaviones, con un límite de desplazamiento de 33.000 toneladas cada uno - artículos IX y X. Para concretar perfectamente los términos del Tratado Naval de Washington, un portaaviones fue definido como un buque de guerra con un desplazamiento superior a 10.000 toneladas y construido exclusivamente para el lanzamiento y el  aterrizaje de aeronaves. Los portaaviones ligeros de menos 10.000 toneladas por lo tanto no contaban en los límites de tonelaje -Artículo XX, parte 4. Por otra parte, todos los portaaviones en servicio o en construcción, es decir, Argus, Furious y Hosho, fueron declarados "experimentales" y tampoco contaron en el computo global -artículo VIII.
  •  El resto de buques de guerra fueron limitados a un máximo de 10.000 toneladas de desplazamiento y equipados con cañones de calibre máximo de 8 pulgadas (203 mm) -Artículos XI y XII.

El Tratado también detallaba en el capítulo II que naves individualmente debían seguir en la lista de cada armada, incluyendo el permiso a los Estados Unidos para completar dos acorazados más de la clase de West Virginia y a Gran Bretaña completar dos nuevas buques según los límites del Tratado. El capítulo II, 2ª parte, especificaba el destino de las naves que habían pasado a ser militarmente ineficaces; además de barrenarse o desguazarse, un número limitado de naves podría convertirse como buques objetivo o naves de entrenamiento, siempre y cuando su armamento, coraza y otras partes esenciales de combate esenciales hubiesen sido eliminadas completamente; también un destino posible de buques anticuados era la reconversión en portaaviones. 



Proceso de desguace de un acorazado según los términos acordados en el Tratado 

La 3ª parte de la II sección del Tratado especificaba que naves debían ser desguazadas para cumplir con ellos términos acordados, y cuando las naves restantes podrían ser reemplazadas. En total, los Estados Unidos debían desguazar y decomisionar 30 naves capitales existentes o previstas de construcción; Gran Bretaña, 23; y Japón, 17.

Consecuencias.

El Tratado de Washington marcó el final de un largo período de aumento de la construcción de acorazados. Muchas naves en fase de construcción se desguazaron o fueron reconvertidas en portaaviones. Los límites del Tratado fueron respetados y luego ampliados por el Tratado Naval de Londres de 1930. No fue sino hasta los mediados de los años treinta cuando algunas armadas comenzaron de nuevo a construir barcos de guerra, comenzaron a aumentar de nuevo el poder y el tamaño de los nuevos acorazados. El segundo Tratado Naval de Londres de 1936 trató de ampliar los límites del Tratado de Washington hasta 1942, pero debido a la ausencia de Japón e Italia en las conversaciones hizo que los términos alcanzados fuesen en gran parte ineficaces.

Tabla donde  se observa claramente la interrupción durante aproximadamente una década en la construcción de acorazados 

Los efectos de las limitaciones en armamento y desplazamiento sobre la construcción de cruceros llevaron a un efecto paradójico. Si bien, el Tratado especificaba 10.000 toneladas y cañones de 8 pulgadas como características máximas, en lugar de frenar la construcción de las naves se llego al efecto contrario, las naciones comenzaron a construir cruceros con estas prestaciones, las armadas aceptaron el tamaño máximo como tamaño mínimo, denominando a sus naves como "cruceros del tratado", todos con 10.000 toneladas y cañones de 203 mm, eso sí se llegaron a construir verdaderas joyas de la ingeniería naval. El Tratado conllevo una carrera de construcción entre naciones  que dio otra causa de preocupación. Posteriores Tratados Naval trataron de abordar el problema, limitando las características de cruceros, destructores y submarinos.

Una consecuencia, no oficial pero si de facto, de la firma del tratado fue el final de la Alianza Anglo-Japonesa, firmada a principios de siglo. La cancelación de este tratado por Gran Bretaña no formaba parte del Tratado de Washington de ninguna manera, pero los delegados americanos habían dejado de forma clara que no estarían de acuerdo en el Tratado a menos que Gran Bretaña terminase su alianza con los japoneses.

El Tratado Naval provocó consecuencias intensas entre los japoneses. Debido a la superior potencia industrial americana y británica, una guerra larga contra estas naciones acabaría probablemente en derrota japonesa. Por lo tanto, intentar ganar la paridad en el nivel estratégico era económicamente imposible.

Isoroku Yamamoto, quien más tarde dirigió el ataque de Pearl Harbor, argumentó en su dia que Japón debió seguir estando dentro de las disposiciones acordadas en el Tratado Naval de Washington y por ello fue considerado por muchos como un miembro de la facción "Tratado". Su opinión era en cambio mucho más compleja, sin embargo, sí que creía que Estados Unidos podría sobrepasar fácilmente la producción naval de Japón con un factor mayor incluso a la relación 5:3 debido a la enorme ventaja industrial de los Estados Unidos. Esta era una opinión mas que fundada al haber servido en la Embajada japonesa en Washington como agregado. "Cualquiera que haya visto las fábricas de automóviles de Detroit y los yacimientos de petróleo en Texas", comentó después de la firma del Tratado, "sabe que Japón carece de la capacidad para competir en una carrera naval con los Estados Unidos", más adelante añadió "la relación  (5 : 3) es válida para Japón, es un tratado que restringe las otras partes". 

El 29 de diciembre de 1934, el gobierno japonés dio aviso formal que se proponía abandonar los términos dispuestos en  el Tratado Naval de Washington. Sus disposiciones se mantuvieron en vigor hasta finales de 1936 y no fueron renovadas. Japón ignoró efectivamente el Tratado en 1936.


Documento de denuncia por parte de Japón del Tratado Naval de Washington


El Tratado Naval de Washington nació tras la Primera Guerra Mundial bajo la premisa de impedir cualquier carrera armamentística referente a la construcción de buques de guerra tal y como desgracia había ocurrido entre Gran Bretaña y Alemania durante las dos décadas anteriores al estallido de la Gran Guerra. Sin embargo, Italia y Japón sobre todo, naciones vencedoras del primer conflicto mundial y por lo tanto firmantes de los acuerdos navales, derivaron sus políticas hacia estados totalitarios y nacionalistas que buscaron su propio expansionismo, circunstancia que a la larga implicaría tensiones y desavenencias con sus vecinos, concretamente Japón contra Estados Unidos. Las disposiciones y limitaciones navales del Tratado de Washington, a primera vista claramente desfavorables al Imperio Nipón "obligaron" al gobierno japonés a su renuncia a mediados de los años treinta.