lunes, 30 de abril de 2012

Wehrmachtskanister



Wehrmachtskanister
Hay aspectos  en la segunda guerra mundial que no por ser menos conocidos son menos importantes. Dentro de todo el mecanismo de la guerra mecanizada existe un punto tan importante o más que el blindaje de los carros o su armamento, Suministrar a la tropa combustible y agua se convirtió en una misión primordial y a veces difícil de llevar a cabo. Todo equipamiento que ayudase a realizar esta tarea de la manera más eficaz seria de gran utilidad. Fue en Alemania durante los años 30, cuando se diseño un recipiente para transportar líquidos ajustado a las necesidades del la maquinaria de guerra germana. Dicho recipiente recibió el nombre de wehrmachtskanister y no era más que un sencillo contenedor metálico de 20 litros de capacidad. La sencillez de sus formas no fue óbice para que sus características propias diesen lugar a uno de los utensilios mejor diseñado y por supuesto apreciado por las tropas que lo utilizaron.
El wehrmachtskanister  estaba compuesto por dos secciones soldadas de acero inoxidable, hasta aquí más o menos lo normal en un recipiente de líquidos pero las siguientes características dieron un valor añadido al contenedor alemán
  • Una lamina en forma de x a cada lado permitía al propio envase dilatarse o contraerse según condiciones climáticas extremas sin que se produjese la rotura del envase.
  • En su parte superior, para poder acarrear grandes cantidades de combustible y agua mediante cadenas humanas de transporte se colocaron tres asideros por contenedor para realizar esa tarea de la forma más eficiente.
  • Aunque se llenase en su totalidad siempre quedaba una cámara de aire que proporcionaba la suficiente flotabilidad para ser lanzado desde un barco o avión al mar para recoger posteriormente el recipiente.
  • La boca no era de rosca sino que iba a presión y con una entrada de aire para un vaciado rápido sin borbotones.
  • El interior del wehrmachtskanister estaba recubierto de materia sintética que permitía que un mismo envase pudiese ser utilizado tras una no muy profunda limpieza tanto para transportar agua como combustible.

Un solo hombre.
Transporte en cadena



Los envases se pintaban de diferentes colores para distinguir rápidamente su contenido, así se diferenciaban los recipientes que contenían agua, diesel o gasolina. Aparte de la pintura estaba escrito la palabra Kraftstoff 20 l. y Feuergefährlich que significaban respectivamente, diesel e inflamable. Existía un envase especialmente diseñado para transporte del combustible especial para las duras condiciones invernales del frente ruso, era el Winterkraftstoff y por ello los wehrmachtskanister llevaban una letra W pintada.
Durante la guerra se utilizaron 5 tipos distintos de wehrmachtskanister: 
  •   Tipo 1.- En cada lado se hallaba la X marcada y las palabras  Kraftstoff 20 l. y Feuergefährlich, el año de fabricación y el fabricante. Se produjo desde 1936 hasta 1940.

  •   Tipo 2.- Es muy raro pues su capacidad era de 10 l, por lo tanto era igual de ancho y alto pero con la mitad de grosos.
  •   Tipo 3.- Tiene una placa rectangular pequeña en medio de la X. Fabricado entre 1937 y 1945.

  •   Tipo 4 :- Las marcas del fabricante, año de fabricación asi como Kraftstoff 20 l. y Feuergefährlich no se hallaban en los costados sino en la parte superior junto  a las asas.

  •   Tipo5.- Diseñado para uso civil.

Cuando se destinaban al transporte de agua, solian marcarse en relieve wasser 20 l.y siempre pintadas con una cruz blanca de dimensiones considerables.




Relativo al trasiego de agua, adquirió lógicamente mucha importancia en el teatro de operaciones donde más deficiencia hídrica existió; África del Norte. Para comprender perfectamente la importancia que cobró el wehrmachtskanister en África hay que detenerse y comentar las particularidades de los envases para líquidos en servicio en los ejércitos aliados.
En el ejército británico se utilizaban al principio del conflicto dos envases de distinta capacidad según las necesidades. El más pequeño, de 2 galones que equivalen a 9 litros estaba  hecho de acero prensado y era muy deformable y caro aunque era bastante resistente. El de mayor capacidad, justo el doble, es decir, 4 galones o lo que es lo mismo 18 litros era de latón, mucho más económico y similar al recipiente alemán pero muy frágil. Los soldados británicos lo denominaban flimsies, traducido como debiluchos, y sus deficiencias pasaron desapercibidas en las relativamente buenas carreteras de Europa Occidental pero se mostraron de forma abrupta en las condiciones difíciles de África del Norte. Los repetidos saltos de los vehículos de transporte ocasionaban roturas y perdida de su contenido vital ya sea agua para los soldados como combustible para los vehículos. Al ser tan frágil muchos vehículos ardieron al explotar tras un simple impacto de una bala sobre ese combustible derramado. Por estas razones no fue extraño que una de las aplicaciones de los envases para líquidos de los británicos fuese abrirlos por la mitad y utilizarlos como estufas para preparar el tan típicamente ingles té.
Fue en la campaña ártica de Noruega donde los tropas británicas “contactaron” con el contenedor germano y enseguida supieron valorar el diseño y eficacia superior sobre todo al comparar con su quebradizo envase. Cualquier novedad debe ser bautizada y el rectangular contenedor paso a llamarse en un primer momento como “blitzcan”, después “Gerrycan” y ya definitivamente como “Jerrycan”, denominación ampliamente aceptada y utilizada hasta hoy en día.
Gracias al insuperable rendimiento en cumplir el fin deseado, los “Jerrycan” se convirtieron en estimados trofeos, buscados con nocturnidad y por ello prestos a ser usados por los alemanes como cebos, con el objeto de “cazar” a los necesitados soldados británicos.
Respecto al ejército estadounidense la situación inicial es comparable a sus aliados europeos. Aunque disponían de diversos tipos de envases, ninguno cumplía de forma tan eficaz su finalidad como el wehrmachtskanister alemán, por lo que al final no tuvieron más opción que copiar el diseño germano.
Tras la guerra, mas de 20 millones de envases seguían por el mundo y fueron utilizados en las sucesivas guerras, de tal forma que el diseño original fue adoptado por la OTAN como el envase estándar para el transporte de líquidos.